Validez como prueba del Registro Safe Creative en México

Es común cuando hablamos de medios de defensa en cualquier área del Derecho, recurrir a  uno de los principios generales del Derecho, que aluden a la prioridad por temporalidad “prior in tempore, protor in iure” que significa, el que es primero tiempo es primero en derecho y que sujeta cualquier controversia a someterse al juicio arbitral del tiempo, de tal forma que el que  puede acreditar la antigüedad en el conocimiento del hecho o en el hecho mismo es quien tendrá prioridad legal, si entendemos el tiempo de forma lineal no queda duda que cuando tienes la oportunidad de registrar de forma inmediata a la creación de la obra, se tiene e insisto en ello una primera prueba de creación ya que Desde el momento de su depósito, las múltiples huellas digitales obtenidas por Safe Creative, garantizan la identidad e integridad de las obras depositadas, de forma absoluta. La ley en México sin embargo, protege a los creadores de forma presuncional, es decir tenga o no certificados de registro lo abre la posibilidad a todo tipo de medios de prueba para su acreditación.

Dado que en nuestro país es la Ley Federal del Derecho de Autor (LFDA) es el instrumento legal por el cual se protege el derecho de los creadores y autores en México, esta establece en su articulo 5º que  La protección que otorga esta Ley se concede a las obras desde el momento en que hayan sido fijadas en un soporte material, independientemente del mérito, destino o modo de expresión.
El reconocimiento de los derechos de autor y de los derechos conexos no requiere registro ni documento de ninguna especie ni quedará subordinado al cumplimiento de formalidad alguna.


Se fortalece el criterio cuando en la mencionada ley se habla del Registro Publico del Derecho de autor, en su articulo  162.- El Registro Público del Derecho de Autor tiene por objeto garantizar la seguridad jurídica de los autores, de los titulares de los derechos conexos y de los titulares de los derechos patrimoniales respectivos y sus causahabientes, así como dar una adecuada publicidad a las obras, actos y documentos a través de su inscripción.
Las obras literarias y artísticas y los derechos conexos quedarán protegidos aun cuando no sean registrados
.

Sin embargo, aunque la certificación no es requisito para la protección de la obra, lo apropiado es que esta, quede inscrita en algún tipo de registro que la proteja, ante la posibilidad de que un tercero pretenda exhibirla como propia.  Ya que si esto llega a suceder, el autor original tiene la posibilidad de presentar una impugnación, pero su derecho como autor quedaría suspendido en tanto no se emita un dictamen con una resolución judicial.
Puede quedar,  sin embargo, la duda de si en caso de controversia podemos acreditar un certificado electrónico como prueba total de autoría de nuestra obra.

Por lo que me dirijo a aclarar que  validar medios de prueba de un documento electrónico o virtual, también esta fundamentado por la legislación y lo podemos acreditar de diferentes maneras. Una de ellas seria tomando en cuenta que un documento es aquel que comunica, evidencia y comparte información especifica sobre cualquier tema y que la ley considera  que el  documento es un medio de prueba, que deberá ser valorado por el Juez al decidir la controversia, pero a su vez es un objeto de prueba, ya que debe ser examinado y verificado en el proceso, para corroborar su autenticidad, condición que en caso de Safe Creative no es debatible ya que emiten certificados de inscripción de autoría o titularidad de la obra, a fin de que llegado el caso pueda aportarse una prueba documental que acredite la fecha y hora del registro o depósito.

Es una prueba preconstituida, pues existe antes del proceso judicial y se otorga en el momento mismo en que se registra la obra, por lo que se puede acreditar con bastedad como prueba documental.    Por otro lado,  Safe Creative  es un registro o depósito de obras de propiedad intelectual en formato digital, al que se puede asociar, en su caso, la política de cesión de uso de los derechos de explotación de la misma por medio de licencias/contratos predefinidos como Creative Commons, Licencia Pública General GNU u otros sistemas y lo que allí se registra no queda exento de la protección de LFDA que manifiesta en su artículo 3o.- Las obras protegidas por esta Ley son aquellas de creación original susceptibles de ser divulgadas o reproducidas en cualquier forma o medio.

Y que al ser expuestas en un registro dejan de ser consideradas legalmente inéditas, ya que la citada ley confiere en su artículo 4o.- Las obras objeto de protección pueden ser: Secció B. Según su comunicación:
Fracción I. Divulgadas: Las que han sido hechas del conocimiento público por primera vez en cualquier forma o medio, bien en su totalidad, bien en parte, bien en lo esencial de su contenido o, incluso, mediante una descripción de la misma;
De manera que al registrar  y depositar electrónicamente podemos considerarla Divulgada en la fecha y hora que manifiesta el certificado, ya que además permite que terceros puedan acceder y descargarse una obra,  siempre y cuando el usuario le conceda expresamente determinados derechos. El usuario, en este sentido, cede a Safe Creative el derecho a la reproducción y puesta a disposición del título de la obra, su identificación, la sinopsis, descripción y tipo de obra, así como la política de derechos establecida sobre la misma. Como la ya citada ley aclara en su artículo 16.- La obra podrá hacerse del conocimiento público mediante los actos que se describen a continuación:
I. Divulgación: El acto de hacer accesible una obra literaria y artística por cualquier medio al
público, por primera vez, con lo cual deja de ser inédita;
II. Publicación: La reproducción de la obra en forma tangible y su puesta a disposición del público mediante ejemplares, o su almacenamiento permanente o provisional por medios electrónicos, que permitan al público leerla o conocerla visual, táctil o auditivamente
;

Ampliando los argumentos a favor del certificado electrónico como prueba documental plena, sobre todo en los casos cuando hay necesidad de proceder ante autoridades Judiciales, por razones de controversia, y se busca acreditar la temporalidad de la obra como medio de prueba, recurrimos nuevamente a la LFDA que establece la competencia y supletoriedad en cuanto al procedimiento civil y administrativo  en su artículo  213 .- Los Tribunales Federales conocerán de las controversias que se susciten con motivo de la aplicación de esta Ley, pero cuando dichas controversias sólo afecten intereses particulares, podrán conocer de ellas, a elección del actor, los tribunales de los Estados y del Distrito Federal.
Las acciones civiles que se ejerciten se fundarán, tramitarán y resolverán conforme a lo establecido en esta Ley y en sus reglamentos, siendo supletorio el Código Federal de Procedimientos Civiles ante Tribunales Federales y la legislación común ante los Tribunales del orden común
.

Por su parte el  Código Federal de Procedimientos Civiles  en su capitulo de pruebas, deja muy clara la validez del certificado electrónico manifestando   en su  artículo 210-A.- Se reconoce como prueba la información generada o comunicada que conste en medios electrónicos, ópticos o en cualquier otra tecnología.

Para valorar la fuerza probatoria de la información a que se refiere el párrafo anterior, se estimará primordialmente la fiabilidad del método en que haya sido generada, comunicada, recibida o archivada y, en su caso, si es posible atribuir a las personas obligadas el contenido de la información relativa y ser accesible para su ulterior consulta.

Cuando la ley requiera que un documento sea conservado y presentado en su forma original, ese requisito quedará satisfecho si se acredita que la información generada, comunicada, recibida o archivada por medios electrónicos, ópticos o de cualquier otra tecnología, se ha mantenido íntegra e inalterada a partir del momento en que se generó por primera vez en su forma definitiva y ésta pueda ser accesible para su ulterior consulta.

Cierro este breve artículo comentando que al respecto, ya ha habido debate judicial, sobre todo en el caso del recibo de pago electrónico y el criterio de la corte fue a favor de lo ya mencionado y citado “El artículo 210-A del Código Federal de Procedimientos Civiles reconoce como prueba la información generada o comunicada que conste en medios electrónicos, ópticos o en cualquier otra tecnología, condicionando su valor a la fiabilidad del método en que haya sido generada, comunicada, recibida o archivada, y en su caso, si es posible atribuir a las personas obligadas el contenido de la información relativa y ser accesible para su ulterior consulta. De esta manera, el legislador, ante los avances de la tecnología, contempló la posibilidad de que en los juicios seguidos ante los tribunales se exhibieran y valoraran elementos probatorios distintos a los convencionales, tales como testimoniales, periciales, documentos, entre otros; consecuentemente, la información generada por la vía electrónica (internet, comercio electrónico y análogos), tiene un respaldo legislativo, a efecto de crear seguridad jurídica en los usuarios de tales servicios. Así, la valoración del material probatorio en comento no debe sujetarse a las reglas convencionales de justipreciación, sino al apartado específico del numeral en estudio; de esta manera, un recibo de pago de impuestos realizado electrónicamente no carece, por tal circunstancia, de eficacia probatoria, ya que lo que se habrá de tomar en consideración, en su momento, son los datos que corroboren su fiabilidad, como son el código de captura y sello digital, y no elementos ajenos a la naturaleza de los documentos electrónicos, tales como si se trata del original de una impresión.”

SÉPTIMO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO. (1)

(1)Registro No. 176863
Localización:
Novena Época
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
XXII, Octubre de 2005
Página: 2471
Tesis: I.7o.A.410 A
Tesis Aislada
Materia(s): Administrativa

Información de derechos y autoría: https://www.safecreative.org/work/1105189244661