Qué hacer al encontrar una obra con varias licencias

Safe Creative | Qué hacer cuando una obra tiene varias licencias

 

Las licencias están presentes casi siempre que se comparte contenido en Internet. Las usamos de forma más y menos consciente, a veces para comunicar a otras personas qué es lo que pueden hacer con nuestro trabajo y en qué condiciones, otras para buscar canciones, fotos o vídeos con los que trabajar nosotros.

 

Muchas plataformas, como 500px, Jamendo o YouTube, preguntan a los usuarios bajo qué tipo de licencia quieren compartir su contenido, y ofrecen una serie de opciones. Antes de elegir una conviene pararse a reflexionar. Imagina los posibles escenarios que abre la licencia que vas a elegir, y sé honesto contigo mismo: ¿te hacen sentir cómodo, o no?

Por ejemplo: Compartimos una fotografía bajo la licencia CC by, sin restricciones para su uso comercial. Puede que una revista o una campaña publicitaria utilice esa fotografía, citándonos pero sin pagarnos nada por ello. No podríamos reclamar, pues la licencia lo permite.

Si tenemos claro que una situación así no nos molesta, no pasa nada. Pero si, por el contrario, en una situación así nos gustaría reclamar, está claro que CC by no es la mejor opción. Tendríamos que elegir otra licencia y recordar esto la próxima vez que subamos la fotografía a otra plataforma.

 

Más información sobre las licencias Creative Commons.

 

¿Qué pasa cuando una obra tiene licencias diferentes en varios sitios de Internet?

Suele suceder que compartimos el mismo contenido en tantos sitios que cambiamos de opinión sobre la licencia, olvidamos la que elegimos en primer lugar, o no tenemos tiempo de pararnos a pensar en las implicaciones que puede tener a largo plazo.

 

Licencias en YouTube - Licencia estándar y Creative CommonsHace poco recibimos una consulta del autor de un vídeo que había registrado en Safe Creative utilizando una licencia CC by-nc-nd. Se trata de una licencia bastante restrictiva, que no permite uso comercial ni obras derivadas.

Decidió subir el mismo vídeo al cabo de un tiempo a YouTube, eligiendo en esta plataforma una licencia CC by. Ésta es la única licencia Creative Commons permitida por la plataforma, y es mucho más libre que la primera. La única alternativa que ofrece YouTube es la “Licencia YouTube estándar”, que funciona como un “todos los derechos reservados”, sólo que permite a YouTube mostrar el vídeo, añadirle anuncios, etc.

Resulta que otro usuario de YouTube utilizó el vídeo para crear una obra derivada, y el autor del original se preguntó si esto era un uso permitido, teniendo en cuenta que la primera licencia que eligió prohíbe de forma explícita las obras derivadas.

 

La cuestión es que una obra puede tener más de una licencia, y la manera de actuar de quien encuentra la obra se tiene que adaptar a la licencia que le aparezca, en este caso la CC by de YouTube. Aunque la obra estuviera registrada en Safe Creative con una licencia más restrictiva, sin un enlace ni nada que lo especifique, esa persona no tiene por qué saberlo. Puede hacer uso del vídeo de acuerdo con la licencia que sí conoce.

 

¿Y si esa persona encuentra la obra en ambos sitios? Tendría libertad para elegir la licencia que más le convenga, ya que no hay una norma que especifique que haya que elegir la más o la menos restrictiva. Sin embargo, ante la duda, podemos guiarnos por la de fecha más reciente, o contactar con el autor. Por educación esto sería lo ideal.

 

Cómo evitar malentendidos.

El caso es que una misma obra con dos licencias permite al tercero escoger la que quiera.

En el caso concreto que hemos expuesto ganaría normalmente la CC by, ya que es más versátil y permite obras derivadas, uso comercial y cambiar de licencia la obra derivada después si así se desea. Pero podría no estar tan claro si alguien licencia una obra con CC by-sa-nc y una CC by-nc en función de sus objetivos.

Como autores conviene ser coherentes y precavidos. Cuando se escoge una licencia hay que ser conscientes de los usos que permite y restringe, y de que si en otra plataforma elegimos otra (por el motivo que sea) podemos estar generando confusión. Siendo conscientes de esto, podemos especificar y dar más información que evite este tipo de malentendidos.

Si no queremos que nadie haga obras derivadas con nuestro vídeo, pero no nos importa que se comparta en determinadas condiciones, podemos elegir una licencia YouTube estándar (más restrictiva) pero aclarar en la descripción del vídeo lo que sí permitimos.

También podemos incluir un enlace al registro, para que los interesados encuentren información detallada y fiable sobre la obra y su licencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *