¿Qué es el “Fair Use” y qué está pasando en YouTube?

Esta semana, del 22 al 26 de febrero, se celebra la semana del Fair Use (#FairUseWeek).

Y no podría haber llegado en mejor momento, porque desde la semana pasada todo YouTube ha estado hablando del tema, reclamando los derechos de ciertos youtubers a utilizar fragmentos de películas, videojuegos, etc., en sus propios vídeos.

Para más información podéis seguir el hashtag #WTFU (Where’s The Fair Use?) en redes sociales.

Fair Use Definition | Doug Walker "Nostalgia Critic" VIdeo

Para quienes no estéis familiarizados con el término, el Fair Use limita los derechos de los titulares de derechos sobre una obra, y permite que otros utilicen fragmentos de ésta sin pedir permiso, con una serie de condiciones. Algunos de los criterios que suelen utilizarse para decidir si el uso de un fragmento de una obra se puede considerar “fair use” son:

  • Si es con fines de investigación, educativos, críticos o satíricos.
  • Si el tamaño del fragmento utilizado es reducido.
  • Si no ha habido un impacto económico significativo para el mercado potencial de la obra.

Es un término jurídico propio del Derecho anglosajón, y aunque suele traducirse como “uso legítimo” o “uso razonable” esto no quiere decir que el concepto legal como tal exista y se aplique en todos los países del mundo.

En España por ejemplo existe el derecho a cita, que tiene una función similar pero no sigue los mismos criterios y no sería del todo equivalente. Está pensada en el sentido literal de “cita” como “cita literaria”, y su aplicación en un caso como el de utilizar un fragmento de una película para una crítica no estaría claro en absoluto.

El debate, #WTFU y qué está pasando en YouTube.

Es probable que en los últimos días hayáis visto vídeos de muchos de vuestros youtubers favoritos hablando del Fair Use y de la política de denuncias por infracción de derechos de autor en YouTube. El tema no es nuevo, pero ha ido intensificándose hasta niveles difíciles de tolerar para muchos youtubers. Entre ellos puede que el que más ruido haya hecho sea Doug Walker, también conocido como “El crítico de la nostalgia”.

Walker se dedica desde hace más de 8 años a subir vídeo-críticas de películas. Para ello utiliza fragmentos de éstas, y por tanto siempre ha tenido que enfrentarse a denuncias por violación de copyright. Se sumó a los vídeos de protesta del último mes explicando el problema y cómo se ha ido agravando, y la semana pasada inició la campaña #WTFU, con un vídeo que ha sido muy difundido y comentado.

En él defiende a los creadores de contenido como él, expone cuál es el problema, cómo funciona el sistema de denuncias de YouTube, los “strikes” y “claims”, qué es el DMCA (Digital Millenium Copyright Act) y, en definitiva, qué supone todo esto en la práctica.

Resumiendo: cuando un youtuber recibe un claim strike por infracción de copyright es “culpable hasta que se demuestre lo contrario”, con consecuencias inmediatas sobre sus vídeos y su canal. El denunciante puede incluso empezar a recibir el dinero generado por los anuncios en lugar del youtuber hasta que se aclare el conflicto. Y, mientras que tres strikes suponen el cierre de un canal, no hay consecuencias para quienes envían denuncias injustificadas de forma recurrente.

I’ve been doing this professionally for over 8 years, and I’ve never had a day where I felt safe posting one of my videos, even though the law states that I SHOULD feel safe posting one of my videos. (Doug Walker)

Sin embargo, el principal problema no es que exista una “lucha” entre la libertad de expresión de los creadores independientes y el control de los grandes estudios, o que se pretenda censurar las críticas (aunque sí haya casos aislados). El problema son los sistemas de censura automáticos, como Content ID, el sistema desarrollado por YouTube para agilizar las denuncias.

Content ID compara el contenido original, aportado por los titulares, con el que los usuarios suben a YouTube. Esto permite detectar contenido protegido antes incluso de que se suba, cuando la infracción es muy evidente. Sin embargo, como existen trucos más o menos elaborados para subir contenido protegido sin que el sistema lo detecte de forma inmediata, luego se sigue filtrando, con sistemas automáticos y manuales. En este proceso, por desgracia, se censura de todo, tanto vídeos que usan los clips según el fair use como vídeos que intentan saltarse las normas alterando el contenido.

La solución no es fácil. La subida no autorizada de contenido es un problema real al que se enfrentan YouTube y las grandes plataformas de vídeo, y necesitan herramientas con las que detectar estos vídeos con material protegido y eliminarlos. Pero está claro que el sistema falla.

  • Falta interacción humana para que los creadores puedan defender su contenido y apelar al sentido común.
  • Falta información sobre qué es el fair use y su importancia para la libertad de expresión.

Os recomendamos ver el vídeo-respuesta de Jonathan Bailey, de PlagiarismToday, para contar con el punto de vista de alguien que ha estado en ambos bandos dentro del debate.

Según PlagiarismToday, YouTube nunca va a ser un lugar seguro para los creadores que se amparan en el fair use, y no hay vuelta de hoja. Pero afirma que no se trata de una batalla entre malvados estudios que buscan censurar y acabar con las críticas. Es una lucha contra un problema real en el que uno de los efectos colaterales está siendo éste.

This is about YouTube implementing a system to automate a burdersome process to them, that is imperfect  and is never going to be perfect. It’s that simple- There are no villains here. (Jonathan Bailey)

Cuestión final.

Tras conocer ambos puntos de vista, ¿qué debería tener prioridad? ¿La defensa de los derechos de autor, o la libertad de expresión? ¿Cómo podrían mejorarse los sistemas automáticos como Content ID?

¿Creéis que la solución está próxima, o que YouTube y las grandes plataformas nunca serán seguras para las reseñas, críticas y sátiras?

 

  5 comentarios para “¿Qué es el “Fair Use” y qué está pasando en YouTube?

  1. 25 febrero, 2016 a las 11:18

    ¡Ups! Gracias, anonymo, ya está corregido. 🙂

  2. anonymo
    25 febrero, 2016 a las 10:40

    El verbo agravar es con “v”. Buen artículo por lo demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *