El papel de los registros privados en 2019

 

Cumplimos un año más, y aprovechamos la ocasión para hacer una breve pausa en el camino y reflexionar.

 

Son once años ya; un buen momento para tomar aire, analizar dónde estamos y por qué camino seguir. Queremos compartir por ello una serie de reflexiones, que son tanto para nosotros como para vosotros. Dejar clara cuál es nuestra filosofía y hacia dónde queremos dirigir Safe Creative. Cuál creemos que es el papel de un registro de propiedad intelectual en el mundo actual, para qué debería servir, qué parece tener sentido desde nuestra experiencia.

Se trata de un resumen de nuestro foco no sólo a nivel teórico sino también práctico. Una especie de repaso sobre de dónde venimos y hacia dónde vamos.

 

Seguridad e información.

Si Safe Creative tiene un eje, un principio del que ha surgido todo lo demás, es éste.

Un registro sirve, por un lado, para dar seguridad. Pero no sólo al creador de la obra registrada, sino también a cualquier interesado en hacer uso de ella. Ahí es donde entra en juego el otro aspecto: información.

Como creador, saber que dispongo de una prueba de autoría me da mayor libertad para mostrar mi obra, para llegar a acuerdos y colaborar. Puedo confiar en que otros no se apropien de mi trabajo. Es una confianza que se potencia gracias a la protección y a la transparencia. Los demás pueden saber que la obra está registrada, conocer el tipo de licencia y si necesitan contactar conmigo, por ejemplo.

Del mismo modo, al conocer estos datos (autoría, licencias, etc.) a través del registro, una persona interesada en usar la obra puede tomar mejores decisiones. La mayoría de las veces los plagios no se hacen con mala fe, sino por desconocimiento. Creemos que se reducirían si contactar con los autores y licenciar fuera más sencillo, o la información sobre las obras más accesible y transparente.

 

Relacionado: “Registro de Propiedad Intelectual: Qué Quién y Cómo“.

 

Servicios accesibles y fáciles de usar.

 

Todo el mundo debería poder inscribir sus derechos de propiedad intelectual. Si eres capaz de crear una obra original, sea del tipo que sea, tienes que ser capaz de inscribir tus derechos sobre ella, de generar una prueba.

No nos referimos sólo a que existan los medios para hacerlo, sino a que estos medios sean fáciles de usar, rápidos, accesibles, asequibles y a ser posible gratuitos. Como siempre recordamos, los derechos sobre tu obra son tuyos por ley, por el mero hecho de crearla; generar una prueba para demostrar tu autoría y que te dé seguridad es básico para ejercer esos derechos.

La inscripción debería ser un proceso lo más sencillo de entender posible. Cosa que, lo sabemos, no es tarea fácil. La propiedad intelectual y los derechos de autor pueden ser enrevesados. Un registro puede ser muy sencillo o muy complejo, dependiendo de cuántas personas han participado en la obra, qué tipo de licencia quieren elegir o qué acuerdos tienen con distribuidores o intérpretes. Hay muchos conceptos que la mayoría de la gente no maneja de manera habitual.

Nuestro trabajo es facilitar a cualquier creador que genere lo que se necesita: el registro, la prueba.

 

Metadatos de calidad.

 

En línea con nuestra idea de ofrecer información de calidad, seguimos creyendo que lo fundamental en las inscripciones de derechos son los datos y metadatos. Con “metadatos” en este contexto nos referimos a “etiquetas” que describen la información de los registros para que otros sistemas la puedan interpretar.

¿De qué sirven los metadatos de calidad? Para facilitar la colaboración e informar. No sólo nos sirven a nivel interno, para que el registro funcione de manera más eficiente y ágil, sino también para proporcionar información a otros proyectos. Si existen puntos de referencia de confianza con metadatos de calidad, saber quiénes tienen los derechos de una obra, por ejemplo, puede ser mucho más fácil. Los metadatos permiten propagar esta información y que otros servicios la utilicen. Simplifican todo.

Creemos que el registro debe ser un punto de referencia, donde los creadores introduzcan información relevante desde el principio, para que luego la cadena de información sea de calidad.

Paso 1 del registro de un cortometraje en Safe Creative. Se pueden añadir varios actores, directores, productores y guionistas entre otros roles y detalles.

Un ejemplo claro de metadatos y cómo se introducen en Safe Creative es el desglose de las inscripciones de obras audovisuales, para productores cinematográficos. De hecho, estamos ampliando este modelo a otro tipo de registros, como los de música, para que sea posible especificar quién tiene los derechos de la letra, de la melodía, en qué porcentaje, o quién es el productor.

 

Colaboración con otros proyectos en Internet.

 

Como hemos explicado, el que los metadatos sean de calidad hace posible que se puedan reutilizar por otros servicios. Esa información es más valiosa cuanto más se propaga. En consecuencia, el fin es poder colaborar con otras empresas y proyectos. A poder ser, de hecho, creemos que la información de las declaraciones de derechos debería ser interoperable. Utilizando un sistema estándar de comunicación se daría opción a poder escribir algo nuevo en el registro desde otras plataformas con facilidad.

Desde hace poco, Google incluye información de derechos de autor en las imágenes que puede.

¿Qué tipo de proyectos? Interesan sobre todo aquellos que potencien el trabajo de quienes registran o quieren acceder a las obras. Llegar a acuerdos con entidades de gestión, gestores de royalties, proyectos especializados en trazado como Image Protect, abogados o expertos legales, son algunos de los que podemos recomendar. De todas formas esta lista es más larga y hemos visto posibilidades con todo tipo de iniciativas.

 

Diálogo y adaptación constante.

 

Aunque ciertas cosas se han mantenido constantes, Safe Creative es un proyecto que ha ido evolucionando y cambiando, obviamente. En este entorno no puede ser de otra manera.

Los hábitos de todas las personas que rodean a las obras están cambiando continuamente. Todos aprovechan lo que pueden conforme la tecnología evoluciona. Las redes donde se compartían contenidos hace 11 años, cuando empezamos, no tienen nada que ver con las de ahora. Las herramientas disponibles para dibujar, componer, escribir, tomar fotografías y editarlas, tampoco. Los registros no podemos quedarnos atrás.

Necesitamos evolucionar y adaptarnos escuchando a todas las voces involucradas y siendo conscientes de los cambios. Prestemos atencón a creadores, industria y público en general, para responder siempre a lo que se necesite de la mejor manera que podamos.

 

Photo by Vladislav Babienko on Unsplash.

  1 comment for “El papel de los registros privados en 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.