Defendiendo música independiente con Safe Creative

Hablamos con Patrick de Arteaga, creador y usuario de nuestra plataforma, que nos cuenta su experiencia usando Safe Creative y Safe Stamper en un caso de plagio de su música.

Patrick de Arteaga, músico.

P- Hola Patrick, háblanos un poco de ti.  A qué te dedicas, qué proyectos llevas, tu background…

¡Hola! Mi nombre es Patrick de Arteaga y soy compositor de música ambiental que se usa de fondo en proyectos audiovisuales. Generalmente lo hago por libre y actualmente publico mi música Creative Commons en mi sitio web: https://patrickdearteaga.com/es/musica-libre-derechos-gratis/

Así, la gente descarga mi música gratis y la utiliza en sus proyectos multimedia, como videojuegos, podcasts, vídeos de YouTube, etc.

Antes de dedicarme a hacer esto, comencé participando en la música de cortometrajes y de proyectos de videojuegos independientes. Pero con el tiempo y la inspiración, fue surgiendo más música y entonces decidí empezar a compartirla. Aunque todavía hoy colaboro con la banda sonora de algún que otro videojuego indie.

P- ¿Cómo crees que encajan las licencias Creative Commons en modelos de negocio digital?

Gran pregunta. Creo que normalmente los negocios en donde la creación del contenido depende de los artistas suelen tener modelos de pago, donde sólo existen compradores y vendedores. Pagas y obtienes una licencia para poder usar la obra artística. Creo que esto funciona para aquellas empresas que pueden apostar con una inversión alta.

Así que para competir con estas empresas, las licencias Creative Commons son una oportunidad. Mucha gente escogerá usar las obras gratuitas antes que las de pago por una simple cuestión económica. Pero claro, si ofreces tu contenido de forma gratuita, ¿de dónde obtienes los beneficios? ¿Dónde está el negocio?

Aquí creo que la solución está en optar por los modelos freemium, o el uso de la publicidad, entre otras formas de monetización.

Teóricamente, las licencias Creative Commons sí pueden funcionar en modelos de negocio digital. El problema es cuando eres un artista independiente que usa estas licencias en sus obras con el fin de darse a conocer más fácilmente, para luego esperar a que el dinero llegue solo. No por hacerte famoso vas a hacerte rico. Creo que ningún negocio tiene resultados si no se planifica antes una estrategia de ventas, y en este caso sería como comprarse un boleto de lotería: siempre le toca a alguien, pero es muy probable que ese alguien no seas tú. A menos, eso sí, que compres muchos boletos de lotería constantemente.

P- Eres usuario tanto de Safe Creative y Safe Stamper, y parece que has tenido alguna incidencia en la que estos servicios te han sido de utilidad. ¿Nos cuentas tu experiencia?

Claro. Resulta que hace unas semanas me contactó un usuario notificándome de que alguien había registrado una de mis canciones en el Content ID de Twitch (resultó que le saltó una infracción de DMCA por usar mi canción, cuando no debería pasar puesto que mi música es Creative Commons).

Alguna vez había sucedido esto (suelen haber casos de error), pero en este caso fue una clara intención de plagio. La canción exacta estaba siendo distribuida con el sello “2019 Indiefy” y atribuyendo la autoría a otra persona.

La misma canción estaba siendo también distribuida en plataformas como Spotify, AmazonMusic, YandexMusic, SoundCloud, YouTube, y otras, todas bajo el mismo sello y nombre del falso autor en la descripción.

Contacté con la que supuse es la web de los distribuidores, indiefy.net, y les hice saber del caso, solicitándoles que retiraran dicha distribución fraudulenta. También contacté a algunas de las plataformas a través de sus debidos formularios para hacerles saber que yo soy el autor y que no he dado permiso a ninguna productora o editorial musical para distribuir mi obra bajo su sello, y menos atribuyendo la autoría a otra persona.

Los de Indiefy me respondieron diciendo que estudiarían el caso. Y al día siguiente, cuando fui a crear las pruebas del plagio con Safe Stamper, vi que era tarde (por eso lo recomiendo tanto ahora), pues ya habían borrado el contenido de dichas plataformas.

Por supuesto, fueron rápidos y no me avisaron de ello.

Les volví a contactar para saber cómo iba el caso (me interesaba saber si la canción también había sido borrada del Content ID de Twitch, ya que no tengo forma de acceder a ello). Pero pasaban los días y no recibía respuesta. Les volví a contactar unas cuatro veces más y finalmente me respondieron, confirmándome que habían detenido la distribución fraudulenta, pero que ellos no trabajaban con Twitch y que no podían ayudarme por ahí. Se volvieron a disculpar.

Antes de ello, la contestación de YouTube tras contactarles para que borraran la canción plagiada fue que no podían borrarla porque tenían el permiso de la distribuidora (Indiefy). Les hice saber que esa distribuidora no tenía mi autorización, y tras unas dos semanas me respondieron que ya borraron el contenido.

También me contestó Amazon cuando el contenido ya no existía (ya lo habían borrado los de Indiefy), así que no hizo falta que hicieran nada.

P – ¿Como te ha afectado todo esto profesionalmente? ¿Qué carencias le ves al sistema actual de distribución musical?

Realmente no me hago mucho problema, siempre supe que esto podía ocurrir algún día (y es probable que esta sea solo la primera vez). Pero me supo un poco mal la actitud de los de Indiefy al dejarme casi un mes sin una respuesta clara, y el hecho de que plataformas como Spotify, AmazonMusic, YouTube y Twitch no permitan que autores de música Creative Commons añadamos nuestras obras en sus sistemas de Content ID para evitar que otras distribuidoras lo hagan después de forma fraudulenta.

Esta es una de las carencias que le veo al sistema actual de distribución musical. Antiguamente YouTube y Twitch tenían su biblioteca de música CC, pero hoy prescinden de ella, y por más que les contacte para que añadan mi música, me responden que solo trabajan con música con “copyright” (supongo que porque la música Creative Commons no les genera beneficio).

Otra carencia es para aquellos artistas independientes que buscan obtener ingresos en plataformas como Spotify, en las que te pagan por reproducciones. Hay tanta competencia que si no inviertes en publicidad difícilmente te escucharán. Hay muy buena música que pasa desapercibida y Spotify podría ayudar a publicitarla creando alguna sección donde se promueva lo menos escuchado, para darle alguna oportunidad.

P – ¿Cómo crees que te ha ayudado Safe Creative en este caso? ¿Y Safe Stamper? ¿Que recomendarías a otros creadores?

Estoy muy contento con la existencia de Safe Creative. Llevo registrando mis obras desde el año 2013 y todo este tiempo he podido sentirme tranquilo sabiendo que mi música está segura. Siempre supe que en cuanto ocurriera un caso de plagio, me apoyaría en la total validez legal de estos registros a nivel internacional. Así que cuando contacté a Indiefy, YouTube o Amazon solo les compartí un enlace hacia el registro de la obra en Safe Creative. En mi caso parece que eso fue suficiente para que detuvieran la distribución de mi obra plagiada.

Y con Safe Stamper tengo ahora la seguridad de que puedo crear pruebas de este tipo de infracciones de copyright antes de que las plataformas borren el contenido plagiado. Esto es una ventaja por si llegara a darse un caso de mayor gravedad, que por supuesto no deseo que ocurra.

Yo les recomendaría a todos los creadores registrar sus obras antes de compartirlas por cualquier medio, es una tarea fácil que se hace en dos clics. He conocido a artistas que compartían sus obras libremente como dominio público sin registrarlas primero, porque creían que registrar sus obras era lo mismo que ponerles “copyright total” o “todos los derechos reservados”.

Si en el caso de plagio que me sucedió el plagiador hubiera registrado mi obra sin haberlo hecho yo antes, y no tuviera yo ninguna forma de probar que la obra es mía, quizá hoy nadie podría seguir disfrutando de usar mi canción con la licencia Creative Commons.

P – ¿Qué dificultades crees que pueden enfrentar hoy en día los artistas y creadores de contenido en el mundo digital?

Creo que la principal dificultad es enfrentarnos al dominio constante de las grandes empresas. Es cierto que los artistas podemos obtener beneficio al usar las plataformas y servicios que se nos ofrecen en Internet, pero este beneficio mutuo no está demasiado bien balanceado, siempre somos los creadores quienes hacemos gran parte del trabajo y quienes menos obtenemos.

Esto ha sido siempre una lucha constante. Un escritor, por ejemplo, podía llegar a quedarse hasta con sólo un 10% de las ganancias de las ventas de su obra. Con la música sucede lo mismo, y todavía hoy las discográficas y distribuidoras abusan de los derechos de autor. Un ejemplo claro de esto son los YouTubers que no pueden monetizar su propio contenido, ellos hacen todo el esfuerzo e invierten todo su tiempo para que luego la mayor parte del dinero vaya a parar injustamente a los bolsillos de las grandes empresas.

Y creo que aquí las licencias de uso libre como Creative Commons pueden ayudar a muchos creadores a competir con el dominio de los más grandes. Pero no quiero que se me malinterprete, no estoy en contra del Copyright total (de hecho varias de mis obras tienen “todos los derechos reservados”), simplemente pienso que las licencias CC, al no reservarse todos los derechos, no permiten que las grandes empresas puedan apropiarse y abusar de los derechos de explotación de muchas obras.

P – Patrick, muchas gracias por tu testimonio. Creemos que es importante dar a conocer las prácticas de podemos emplear cómodamente a la hora de poner nuestro trabajo en valor. Lo resumimos en unos simples pasos:

  1. Registrar en Safe Creative siempre antes de comunicar o compartir la obra, independientemente del tipo de declaración de derechos.
  2. En caso de conflicto, y antes de actuar en forma alguna, recabar cuantas más evidencias sea posible usando Safe Stamper.
  3. Usar los canales oficiales de las plataformas facilitando la información pública del registro, notas informativas, etc. siempre desde el respeto y la reserva a iniciar acciones legales si así fuera necesario.
  4. Si nada funciona la prueba de registro será un elemento fundamental para que nuestro abogado pueda iniciar acciones legales adecuadas (aunque en este caso y como en la mayor parte de las ocasiones no ha hecho falta llegar a más).

¿Tienes alguna experiencia usando Safe Creative o Safe Stamper que quieras compartir? ¡Escríbenos!

  1 comment for “Defendiendo música independiente con Safe Creative

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *